PRIMEROS PASOS PARA COMENTAR LA COHESIÓN

Texto: Las biomoléculas surgieron desde el principio por evolución química

Pág. 59, manual de Oxford - Puedes verlo en el apartado 12 -textos científicos-.

 

PASO 1

 

Selecciono 6 características, al menos 6, no menos, y luego haré comentarios estilísticos de cada una de ellas. Por ejemplo: repeticiones (repetición de una palabra clave), un campo asociativo (que sea relevante en relación con el contenido, no uno cualquiera), deícticos, morfología (intentaré que sea significativo en cuanto al tema, la tipología, etc.; según esto, me fijaré en los sustantivos, adjetivos, verbos, adverbios… depende), conectores y sintaxis.

 

La repetición del sintagma “compuestos orgánicos”, porque se hace presente en las líneas 15, 17, 19, 21, 24, 29 y 31; no es necesario indicar las siete líneas en las que se encuentra, con tres sería suficiente.

Campos asociativos: “macromolécula”, “célula”, “tierra”…

Deícticos: “aquí”, “actual”, 1920, etc.

Morfología: como el estilo nominal es muy importante en las descripciones, me fijaré en los adjetivos, en los sustantivos, en los verbos copulativos, etc.

Conectores: Intento ver cuáles son los más importantes (“como”, “debido a”, “así”, “entonces”, “pero”…

Sintaxis: puedo fijarme en las proposiciones subordinadas adverbiales.

Para terminar, añadiré algo sobre la importancia de una estructura planificada, el léxico denotativo, conocimientos enciclopédicos, etc.

Conclusión.

 

PASO 2

 

Lo que hemos hecho hasta ahora no tiene más valor que el de un análisis descriptivo. Por tanto,  voy a intentar hacer comentarios partiendo de esos datos: esto es la estilística.

 

Repeticiones. Por qué, para qué. En los textos científicos, la repetición no persigue musicalidad, ritmo ni otras cuestiones estéticas: persigue algo práctico. Pretende destacar un concepto o referente, dada su importancia en el tema del texto o del fragmento. Por medio de la repetición, el receptor le da la importancia que pretende el emisor y la memoriza mejor.

Campos asociativos. Está configurado por el léxico que tiene un denominador común , dentro de la temática contribuye a que la interrelación entre distintos párrafos y frases sea más estrecha. Tanto con la repetición como con el campo asociativo aumenta la idea de unidad y permiten que se mantenga el hilo argumental, colaborando a  que avance el tema.

Los deícticos. Favorecen que el texto sea más cohesionado, establecen relaciones dentro de la frase, dentro del párrafo y dentro del texto, incluso establecen relaciones entre lo lingüístico y lo extralíngüístico, situándonos en un tiempo o un espacio. Los anáforicos nos remiten a elementos que ya han aparecido y los catafóricos nos anuncian algo que conoceremos más adelante. En este texto, el adverbio “aquí” no significa espacio, y “1920” sirve para ubicar en el tiempo la teoría de Oparin.

Respecto a la morfología, destacaremos los sustantivos abstractos en relación a la tendencia a la nominalización  a la que tienden los textos científicos y al carácter culto del autor. Los adjetivos son especificativos pospuestos –lo que indica objetividad-, propia de estos textos. La descripción, que cuenta además con verbos copulativos, viene reforzada por dos ilustraciones, aunque no adquiera la categoría de divulgativo, porque explican muy poco en relación con la tesis; su función no es ayudar a aclarar el mensaje.

Sintaxis: predominio de la oración enunciativa, una interrogativa, alguna  en la línea de las dubitativas, y, entre todas ellas, destacaríamos  el rasgo de la impersonalidad.

Con las enunciativas hemos de relacionar la objetividad puesto que transmiten una información sin valoraciones. Acerca de las interrogativas y dubitativas, hay que destacar cómo en la exposición se habla de hipótesis, lo que encaja en el mundo de la probabilidad, de la subjetividad, hasta que se pueda demostrar la tesis.

La abundancia de proposiciones subordinadas dentro del texto, por una parte, se entiende como una marca más del carácter nominal (adjetivas y sustantivas), y por otra, con la intención de situar los hechos dentro de unas circunstancias, causa, consecuencia, finalidad, etc. Las causales y las consecutivas son muy frecuentes en los textos argumentativos.

Hemos de observar la presencia de algunas oraciones compuestas por coordinación y una adversativa. Aportan adición de ideas o restricción o matización de la segunda respecto a la primera.

Las relaciones temáticas entre unas partes y otras se suelen presentar mediante una estructura planificada, con orden, sin contradicciones, puntuadas correctamente y, en un texto científico, con un léxico denotativo (especialmente tecnicismos).

 

PASO 3: REDACCIÓN

 

En un texto se deben dar una serie de características, y una de ellas fundamental es la cohesión. De lo contrario, resultaría deslavazado y de difícil o imposible comprensión. Para ello se establecen unas relaciones entre los distintos planos del lenguaje, aparte de otros signos no lingüísticos que pueden contribuir a ello.

En este texto podríamos destacar, en principio, tres elementos: el título, las fotografías y el cuerpo lingüístico en sí.

El sintagma “”cuerpos orgánicos” es significativo porque tiene que ver con el título, que resume muy bien el tema,  la vida surgió por procesos físicos y químicos en la tierra.. El adjetivo “orgánico” especialmente está relacionado con la tesis y no es por casualidad que se repita tantas veces en el texto. El autor pretende aclarar y precisar y concretar el tema central. Al igual que el campo asociativo que tiene que ver con el tema  del origen de la vida. Así, observamos: “macromolécula”, “célula”, “tierra”, “molécula sillares”, “teoría de Oparin”…Todo ello contribuye a concretar el tema, a darle unidad y a aclarar el contenido. Si bien las extensas frases, a veces, dificultan su comprensión.

Para la cohesión gramatical, el autor ha utilizado una serie de recurrencias, como, por ejemplo, los deícticos. El texto hace un recorrido desde el origen de la vida hasta la actualidad, desde las teorías del pasado a las de ahora. Sorprende el adverbio “aquí”, cuyo significa no es de espacio sino de lugar, el adjetivo “actual”, que se refiere a finales del siglo XX o principios del XXI y también el guarismo “1920”, que ubica la teoría de Lehninguer en el tiempo.

En un texto científico, la descripción suele tener relevancia aunque en este sean varias las tipologías que se complementan. La descripción nos habla de cómo ha sido el proceso y de cómo son algunos sustantivos. Por ello destaca el estilo nominal: sustantivos concretos (“células”, “atmósfera” y “mar”), puesto que la ciencia suele presentar ideas sobre referentes externos al emisor; abstractos (por la tendencia a la nominalización, “docenas”, “conjunto”, “disolución”),  adjetivos calificativos especificativos (celular “primordial”, procesos “físicos” etc), ya que modifican de forma objetiva; verbos copulativos (“era” l.25, “parecían”l.37), puesto que las definiciones suelen ser abundantes.

Unas ideas y otras aparecen unidad por conectores, y por lo general conllevan un tipo de sintaxis: “como” o “debido a” son marcas de causa. En la ciencia casi todo tiene una razón de ser, una razón objetiva para su funcionamiento o para ser lo que es; al igual que esa relación suele ser causa efecto, los conectores lógicos son “así”, “entonces”…Y ya estructurando partes mayores, cabe destacar la conjunción adversativa “pero”, que aporta matización, restricción o contraargumentación respecto a lo expuesto anteriormente..

Con todo lo expuesto,  queda justificada la importancia de las proposiciones  subordinadas adverbiales causales y consecutivas, y también la coordinada adversativa. En la última línea del texto cabe señalar la coordinación copulativa con la intención de añadir información (adición). Respecto a las oraciones simples, se debe destacar la impersonalización y la probabilidad que, como se ha indicado, se ve en algunas formas verbales y especialmente en las perífrasis modales, tan prolijas, por otra parte. Aunque pudiera parecerlo no son marcas de subjetividad del autor, sino que él se limita a trasmitir unos estudios sin valoraciones personales.

En relación con todo lo indicado, hemos de concluir destacando cómo avanza el tema mediante una estructura bien planificada, con orden, sin contradicciones, con una correcta puntuación, y, como corresponde a esta clase de textos, con un léxico denotativo, especialmente cifrado en los tecnicismos.

 

 

Los alumnos que quieran sacar nota necesitan mostrar fluidez en la exposición, riqueza de léxico, dominio del lenguaje y conocimiento de conceptos y  de tecnicismos lingüísticos: hipónimos, hiperónimos, elipsis, deixis, hipotaxis, parataxis, topónimos, antropónimos, valores del presente, conocimiento de las perífrasis, clasificación de sustantivos abstractos,  incluso de adjetivos, composición y origen del léxico,  prosopopeya, etopeya, estilo directo, indirecto,  organizadores textuales, reformulación, conocimientos previos, etc. Con sus pertinentes comentarios estilísticos y relacionándolo, en la medida que puedas, con la temática del texto y las tipologías.