TEXTO: AUTORIDAD, de E. Mendoza

COHESIÓN

 

 

Dentro del texto existen unos mecanismos que permiten que el mensaje presente coherencia, cohesión, unidad y aceptabilidad. Se pueden analizar con este fin, en primer lugar, las recurrencias léxicas. Las repeticiones de algunas palabras clave y las sustituciones de unas por otras permiten que la cohesión se establezca entre las distintas oraciones. A este fin no sólo contribuyen las repeticiones, sustituciones y elipsis, sino cualquier elemento morfosintáctico, lexicosemántico, la intención y la unidad del texto. Por medio de los sustantivos “Autoridad” (título  y línea 3) y “poder” (5, 9, 12) se destaca  el autoritarismo, habida cuenta la nitidez con la que el autor manifiesta su intención; “Su Santidad”(41 y 47) es el tratamiento que recibe el Papa y con él se enfatiza el centro de la crítica que E. Mendoza expone y argumenta.

El campo asociativo relacionado con el título  y que se extiende a lo largo de los distintos párrafos, facilita la interpretación del mensaje sin ambigüedades ( autoridad, poder, Su Santidad, pontifica, dogmas, etc.).

Llama la atención la sustitución léxica metafórica de “batalla” con la que el autor destaca connotaciones propias del autoritarismo, amén de aportar expresividad. Interpretación similar es la que se ocasiona con los sinónimos “rival”, “contrario” y “enemigo”, parece que quien no comulga con la autoridad y quien especialmente se rebela contra ella queda estigmatizado.

Entre las sustituciones más relevantes, hay que destacar el caso del catafórico del primer párrafo (dos cosas) y los anafóricos de referencia “una… la otra” 5-6, “lo antedicho” 43, con lo que las relaciones de conexión semántica son estrechas  y contribuyen a la coherencia dentro del párrafo y se relacionan con el segundo y el tercero..

Los deícticos yo (17) y usted (18) son ejemplos de impersonalidad y distanciamiento. Evocan la autoridad como idea central del tema, son ejemplos del registro popular, y el tratamiento de “usted” destaca ese concepto de autoridad elevándose al engreimiento propio que suele acompañar a estas actitudes. Sirva de ilustración el ejemplo de “anterior” (22)  como adjetivo que relaciona un párrafo con otro.

Con adjetivos valorativos como  “obvio”, “importante” o “poderosos”; junto a juicios de valor, perífrasis modal (hay que decir), sustantivos abstractos (debilidad, razón, duda, etc.), y la elección de los argumentos, nos llevan a la subjetividad propia de los textos de opinión.

Las formas verbales que predominan se hallan en modo indicativo, como corresponde al comentario de noticias de actualidad,   cuya característica es la realidad, y los tiempos verbales son fundamentalmente presentes, tiempo característico del comentario, indican actualidad y cercan su contenido a los lectores. La presencia de verbos copulativos es contribuye a la explicación y a la definición, como suele suceder en tipologías explicativas y expositivas; por otra parte, guardan relación con la importancia del estado nominal característico de la tipología descriptiva y de la intención del autor.

En relación con el estilo nominal, es necesario destacar la presencia de sustantivos abstractos apropiados para transmitir las ideas y conceptos de temas humanísticos, opiniones, etc. Y también en consonancia con el carácter intelectual de este tipo de comentario de opinión (noticia comentada) en el que destaca el conocimiento por parte del autor de Maquiavelo o del término “transubstanciación”. De gran importancia sobre este punto, la presencia de adjetivos calificativos concentrados en la descripción de “Su Santidad”, donde  tanto prosopografía como etopeya, permiten transmitir un retrato.

En general se expone en estilo indirecto, salvo de las líneas 17 a la 20, en las que el estilo directo parece subrayar la idea de autoridad que E. Mendoza reprueba., con lo que enlaza algún ejemplo de modalidad subjetiva frente a la enunciativa predominante.

 Respecto a las recurrencias sintácticas, hay que citar la combinación de hipotaxis y parataxis. Con las oraciones coordinadas se transmite la idea de ponderación y equilibrio en la exposición; la visión de unidad con las coordinadas copulativas (9, 15, 17, 52, 63…)que indican adición; como es habitual en la tipología argumentativa, destacan subordinadas de causa-consecuencia (23, 27 y 29); y dentro de la tipología explicativa, las proposiciones de relativo –significativas junto a los sintagmas preposicionales en la descripción-, y las finales.

Tienen relevancia especial los marcadores del discurso del tipo “la primera”(8), “lo anterior” (22), “en primer lugar”(23), “en segundo lugar”… en definitiva, contribuyen a estructurar la información, aportando claridad y orden al texto, características propias de la tipología expositiva.

Su estructura planificada (autoridad, modos de ejercerla, argumentos, descripción del papa, sus colaboradores, el pueblo…), el orden, la correcta puntuación, su ausencia de contradicciones, la comprensión de conocimientos previos, algunas metáforas y la ironía, permiten que un lector habitual de los artículos de opinión pueda comprenderlo sin ningún problema. Con lo que se hubiera logrado un acto de comunicación  en el que se presentan sus distintos elementos bien trabados (cohesionados).