La “okupación” por motivos políticos no es delito

 

Este ejercicio puede servir, pero no responde al planteamiento actual de la prueba en Navarra y, especialmente, el apartado de conectores  y organizadores textuales presenta un batiburrillo poco claro. Se os invita a repasar las páginas sobre Orientaciones previas, tipología, adecuación y cohesión. Muy importante. Incluso en el comentario crítico puedes aprovechar algunas ideas relacionadas con los conectores y organizadores textuales.

 

La lengua como instrumento  construido por los planos fonético-fonológico, morfosintáctico y léxico-semántico nos permite el estudio de cada uno de ellos, pero para transmitir su función, éstos han de presentarse debidamente interrelacionados.

En el texto hay algunos rasgos lingüísticos, conectores y organizadores textuales, sintaxis, repeticiones, sinónimos, campos semánticos, deixis, elementos anafóricos y otros que contribuyen a cohesionarlo.

Conectores y organizadores textuales: “La okupación”, “no es delito”, “Así lo estima el Tribunal Superior de Justicia de Madrid”, “siempre que”, “asimismo”, “La resolución judicial precisa”, “Asimismo”, ”El Centro Social okupado fue...”, “se produjo”, “Entre los autoinculpados”, “Al tratarse de aforados...”  De todo esto se desprende que las oraciones suelen ser independientes. Algunas de ellas extensas como suele suceder en los textos jurídicos. Pero hemos de destacar que entre las proposiciones subordinadas, las sustantivas tienen la función de completar la información del verbo (CD), las adverbiales son especialmente significativas puesto que en relación a una sentencia siempre se enuncian circunstancias que hay que tener en cuenta: de modo “tal y como está tipificado...”, condicionales “siempre que el edificio...” causales “al no apreciar...” o “al tratarse de aforados”; tanto con las causales como con la modal se trata de argumentar algunos de los hechos expuestos.

Repeticiones. “Okupación”  y “okupado” constituyen un ejemplo de repetición por derivación. Aparece en todos los párrafos y de esa forma se fortalece el hilo argumental, subrayando el tema que nos ocupa. Lo mismo sucede con la repetición de “El Tribunal Superior de Justicia”. En ambos casos resalta su carácter anafórico.

Sinónimos. Ejemplo de ello son “sentencia” y “resolución judicial”, “edificio” e “inmueble”, que mediante la sustitución léxica contribuyen a la cohesión, ganando en expresividad y riqueza de vocabulario.

Campos semánticos. Fundamentalmente destaca el campo semántico de lo legislativo: delito, Código Penal, Tribunal Superior, infracción... con todos estos términos se propicia que se entienda mejor el mensaje.

Deíxis. La, una, un, este propósito determinan la relación entre el hablante y los referentes, bien por la determinación de lo conocido o por la indeterminación de la generalización y lo desconocido. Así es un adverbio cuyo significado anafórico depende del contexto. Aquí significaría el modo ( caso similar el de asimismo). Lo, con valor anafórico equivale a “que no es delito”.

Otras marcas que contribuyen a cohesionar el significado del texto serían: las siglas, los números (guarismos), fechas y sintagmas preposicionales.

 

OTROS ELEMENTOS LINGÜÍSTICOS

 

Las funciones del lenguaje. Función referencial (explicarla con marcas lingüísticas).

Los verbos. Combinación del presente y el pasado en relación con el modo indicativo, debido a la realidad del tema que se expone en la noticia y a su actualidad (presente). El subjuntivo, con valor de conjetura, de probabilidad, se utiliza en la condicional. Dentro del modo indicativo cabría destacar la presencia de verbos copulativos (es, está), la importancia de usos de pasivas con las que se trata de destacar la acción frente al sujeto, con evidentes muestras de impersonalidad: “se utiliza” (pasiva refleja) o “fue llevado a cabo” (pasiva perifrástica). Los pretéritos perfectos simples indican acciones puntuales del pasado, con aspecto perfectivo y relacionados con el texto porque se ha juzgado unos hechos pasados -han transcurrido 2 años-. La perífrasis aspectual “pasó a ser” indica que la acción del proceso interno del tiempo concluyó.

Los sustantivos. Los sustantivos abstractos están relacionados con el mundo de la legislación (infracción), suelen ser sustantivos abstractos de fenómeno (okupación, usurpación); pero predominan los concretos, puesto que el mensaje hace referencia a un mensaje concreto, predominan incluso sobre los sustantivos lo que significa que se destaca la esencia frente a la cualidad.. Con los sustantivos concretos propios se trata de diferenciar a unos respecto  a los de su serie. Son topónimos y nombres de instituciones que a veces se evocan mediante siglas (TSJM o IU).

Los adjetivos. Excepto en “actual Código” donde la anteposición significa una valoración, para destacar la actualidad, en los demás casos encontramos adjetivos calificativos especificativos postpuestos, aportando un matiz de objetividad (de la que ya hemos hablado en otro momento), verosimilitud y realismo. Esto se debe a que el mensaje del texto es una noticia real, cuyo referente son unos  hechos que el periodista se limita a emitir. Que haya algunos con adjetivos  es totalmente coherente con una sentencia porque habitualmente son textos descriptivos y explicativos.

Otros sistemas que suelen tener la misma función en el texto son las estructuras de sintagmas preposicionales cuya función también es matizar el significado de algún sustantivo.

 

Como conclusión podemos decir que los elementos fundamentales que destacaríamos en este apartado son: organizadores del texto, frases sencillas, algunas repeticiones, un campo semántico, el modo indicativo, la impersonalidad del texto, los sustantivos concretos y los adjetivos calificativos especificativos postpuestos.