CONTROL DE LENGUA Y LITERATURA ESPAÑOLA. IES “MARQUÉS DE VILLENA” – MARCILLA -   SEPTIEMBRE

 

 

 

Texto

 

El ácido acetil salicílico, el principio activo de la aspirina, es una sustancia cuya síntesis surge de un proceso de acetilación sobre el ácido salicílico, sustancia esta que ya era utilizada como medicamento, a pesar de tener efectos graves sobre el sistema digestivo. Esta fue la gran contribución de Hoffmann.

Ya hemos dicho que las propiedades del ácido salicílico era conocidas antes de la síntesis que dio origen a la aspirina. Podemos ir mucho más atrás en el tiempo: Hipócrates ya había usado corteza de sauce para combatir el dolor en el siglo IV antes de Cristo. Recordemos que a Hipócrates se le puede considerar el fundador de la profesión médica (todo el mundo ha oído en alguna ocasión hablar del juramento hipocrático).

En la corteza de sauce se encuentra el origen del ácido salicílico: una sustancia denominada salicilina. Muy posiblemente, otras civilizaciones (Mesopotamia, Egipto, China) ya habían usado de forma empírica remedios muy similares al empleado por Hipócrates.

El ácido salicílico también se obtiene gracias a una planta denominada ulmaria, de cuyo nombre científico (Spiraea ulmaria) proviene el nombre de Aspirina (marca registrada por la empresa Bayer, S.A.): "A" de Acetil y "spir" por Spiraea; "in" en otros idiomas o "ina" en castellano simplemente sería una terminación muy usada en el caso de nombres de fármacos.

En el año 1763, Edward Stone, un reverendo británico, presenta un estudio en el que demuestra que la corteza de sauce tiene efectos antipiréticos, es decir, que funcionaba como remedio para combatir la fiebre. Se basaba en su experiencia en decenas de casos. Según sus propias palabras había encontrado "un poderoso astringente muy eficaz en la cura de la calentura y de la fiebre intermitente".

En 1853, un químico francés: Charles Frederic Cerhardt, ya había conseguido acetilar el ácido salicílico obteniendo el ácido acetil salicílico, sólo que en aquella ocasión el descubrimiento pasó desapercibido

 comentario