TIPOS DE PRESENTES

 

El presente actual. La acción significada por el presente expresa, pues, primariamente, coincidencia exacta con el momento en que se habla:

 

Juan dispara y el balón sale fuera.

 

Presente durativo y habitual. Muy frecuentemente, la acción expresada por el presente se realiza, sí, cuando se está hablando, pero ya se  estaba produciendo antes y seguirá produciéndose cuando deje de hablar. Es el presente durativo:

 

El museo del Prado exhibe cuadros valiosísimos.

 

Presente habitual. Indica una acción que no está sucediendo precisamente ahora cuando hablo, sino que ocurre habitualmente:

 

Conozco a ese señor porque trae el pan a casa.

 

Presente gnómico. Aparece en aforismos, máximas, refranes, definiciones, etc., que valen no  sólo ahora sino en cualquier tiempo.

 

Tanto va el cántaro a la fuente, que al fin se rompe.

Forman el agua dos volúmenes de hidrógeno y uno de oxígeno.

 

Presente histórico. Se trata de un valor trasladado que para que tenga valor de pretérito se requieren unos elementos de la oración que marquen con claridad que nos estamos refiriendo al pasado:

 

Castilla vive muy inquieta bajo el reinado de Juan II.

 

Presente atemporal: similar al gnómico.